Entonces llega la noche, no hay tiempo para reproches, yo no me pierdo esta noche, la vida se empieza a celebrar!

29/11/13

La reina del tablero

He tenido el cierto talento para que el karma se ponga de mi lado, para que cada pieza del juego se termine revelando y resulte de mi color. 
He podido hacer que los peones blancos se hagan negros, y hasta empiecen esta jugarreta.

Con el pasar del tiempo me di cuenta que tenia un poder: podía manipular. 
Podía hacer que cada persona que desee trastornar, llegue al punto de sentirse alterado por mi presencia, desafiado, intimidado, sobrellevado.
Es esa sensación de superioridad que me da el poder sobre los demás en todos los aspectos.

Conocer a la victima era lo mínimo necesario, solamente con tener su talón de Aquiles (y más si era yo) era lo que necesitaba para llevar la situación ¿Tener plan B? 
He convertido enemigos en grandes aliados, y como en una gran guerra fría, he disparado contra mis tropas si hacia falta, he llevado a gente que realmente me importaba al punto de la resignación máxima solo porque eso son para mi: peones. 
Y yo soy la única reina de todo el tablero.
Cuando cada persona que me quiere hacer mal piensa en su mente que me gana, saco el Jaque de la galera, sin antes claramente darle unos segundos de gloria momentánea.

Fue mi resiliencia, mi escape, mi barra espaciadora, calcular distancias ya no era problema porque el tiro no fallaba: lo tenía asegurado.
Mi vida ya no estaba en juego porque ya no creía en nadie, el mejor postor hubiera apostado por cualquiera de mis contrincantes menos por mi, porque si bien me tropecé, nunca me caí. 
Siempre tropecé para saltar mejor.
La ventaja de todo esto, es que mis adversarios nunca saben lo que pienso: Si tengo frio, amor, si estoy bien, mal, si necesito un abrazo. No les doy el lugar.
No les doy el lugar para sentirme debil. Puedo estar con mi peor racha pero siempre voy a demostrar una sonrisa, voy a ir con mi cara de peores enemigos y decir que "todo esta bien", aunque mi castillo se caiga a pedazos.

Las estrategias son muchas: planificar una estructura que no puedo brindar, intensificar esas sensaciones que la victima siente intuir sobre mi persona y que cada casualidad, sea una causalidad.

La ventaja, es que siempre gano. La desventaja es que no hay lugar para el error.

24/11/13

Dos extraños conocidos

Si estás leyendo esto es porque te encontrás solitario, y no hablo personalmente, sino que necesitas una compañía aunque estés en esa fiesta rodeado de gente que finge estar pasándola bien. Ves esa chica, preciosa, a la cual no le hablas por miedo al rechazo, que le esta dando un beso al chico que ya se beso otras dos adolescentes, y lo único que piensa es una relación sexual casual.
Te replanteas, a veces, por que sos tan tímido y en realidad no te gusta encarar "porque si". 
La chica en cuestión, te mira y te saluda, y sigue bailando con algún trago encima, seguramente charlando con la mitad de la fiesta y con el maquillaje todo corrido.
Te replanteas por que no la invitaste a salir cuando tuviste la oportunidad. Porque en ese momento pensaste más que no le mereces, a que ella no te merezca.
Hundido en pensamientos, te pedís otra cerveza.
¿Dónde estarán los dueños de la casa? El hijo preocupado escondiendo los muebles que son más frágiles, y los adolescentes reunidos jugando a cualquier juego que tenga alcohol y que sirva para poder besarse entre ellos. Observas la situación desde afuera, y contemplas como lentamente cada una de esas chicas, se iba a quedar sin ropa en menos tiempo.
El chico popular no te saludaría, simplemente se dedica a hacer reír a la fiesta y a lucir mejor que todos, porque puede. No se limitaría a pensar que sos importante para el, porque vos no lo sos, para nadie.
La chica con lentes y con vestimenta de varón, te abre la cerveza. Vos asentís y te volvés a sentar, como un testigo de la escena del crimen, en primera persona.
Efectivamente, la chica a la cual buscabas se está yendo con el chico popular. Ella merece algo más, vos lo sabías. Ella lo sabía. Pero nadie lo decía.
Cuando se está por ir, ella te saluda. Y te pide que por favor cuides a su mejor amiga, devastada por el alcohol.
No podrías decirle que no. Es tu debilidad, y te quedas con la chica de lentes, hablando sobre John Lennon y cuanto revoluciono la música en las culturas precolombinas.

Abatido, te pedís un remis y te vas a tu casa. Llegas y te dedicas a comerte alguna porción de pizza o tal vez con suerte, tu madre te habría guardado una milanesa.
Pensas en como las cosas se jodieron lentamente. Y que costaría cambiarlas.

- - - - - - - -- -- - -  - - - - - 

Es el sexto vaso de vodka con naranja y me doy cuenta que tengo que parar. La música esta demasiado alta, están haciendo una compilación muy buena de Nirvana con The doors y pienso que es la mejor fiesta a la que he asistido. Mi mejor amiga está cansada, viene de estudiar todos los días para la facultad y en el segundo vaso ya empezó a hablar de sus influencias musicales a la hora de inspirarse artisticamente.

Siento que si voy al baño a retocarme el maquillaje, voy a salir peor de lo que estoy. Así que saco mi celular para verme el reflejo y veo que parezco Lindsay Lohan. 
Ojala fuera más flaca. Ojalá que mi papá deje de tomar alcohol. Ojala la música dejara de estar tan fuerte.
Salgo del baño y veo que mis medias están rotas. Y acaba de llegar el chico que siempre está atrás mio.
Lo miro y lo sonrió porque no puedo no hacerlo: soy lo que todos admiran. O lo que todos admiran ser.
Y ahí está el chico más lindo de la fiesta, pero que siempre está demasiado alcoholizado como para acordarse de algo la noche anterior. Nos besamos muchas veces, y después de que el bese muchas mujeres.
No quiero comprometerme, porque yo no soy así, y tampoco quiero empezar a serlo.
Me acerco a la computadora y reproduzco The Smiths. La gente suelta un grito ahogado, aclamandome.
Mi mejor amiga le acaba de abrir la cerveza al chico raro. Y le está hablando, como si él pudiera tener ojos para ella, que se viste como si fuera salida de la Comisaria cercana a nuestra casa.

Después de besarme innumerables veces con el chico popular, me acaba de invitar a su casa. Tengo varias copas encima, y mi madre con solamente mandarle un mensaje de texto, sabría que estoy viva y que no iba a volver. Mando el mensaje, y le digo al chico raro que cuide a mi mejor amiga y que se asegure que llegue a su casa.
Mi amiga sonríe, y el chico también.
Siempre consigo lo que quiero ¿sabias?

Una noche que dejemos más para el olvido que para el recuerdo. El chico popular vomito todo su auto y me dijo que estaba demasiado inconsciente como para hablarme. Mi mamá se asusto cuando llegué, en realidad me gritó que no haga ruido que quería dormir. Creo que es su manera de preocuparse.

Pensé en como las cosas se jodieron lentamente. Y que costaría cambiarlas.

23/11/13

One, two, three

- Hey, Maca!
Yo lo había visto desde lejos, pero no tenia ganas de saludarlo y menos después de tantos años sin saber de ese grupo.
- Hola, qué haces acá?
- Ya sabes porque- risas incomodas-. Vos?
- Vine para la fiesta de una amiga., y me tengo que ir a buscarla
- Para mac, no te vayas, tengo que presentarte a un amigo mio
- La verdad, tengo bastantes amigos tuyos como para toda mi vida.
Atrás de mi nuca se escuchaban risas, pero yo conocía esa risa. Esa risa que era inmaculada y que tantas tristezas y alegrías me había dado. Era él, En su mayor expresión, después de tanto tiempo, y por las putas casualidades de la vida, apareció. Para joderme la vida.

- Hola mac... que cambiada estas.
Y me quedé. Fue un fantasma. Fue ver lo peor y mejor de mi pre-adolescencia en un ser que pensé que nunca más me iba a cruzar.
- Me esta esperando mi amiga, me tengo que ir.
Y me fuí, con lágrimas en los ojos, y con ganas de que ése sea el ultimo encuentro.
En mis 19 años solo tenía un miedo y era él. El karma personificado, el monstruo más tenebroso y la persona que mas me hirió toda mi vida. Estaba ahí, después de sus intentos de suicidio, después de haberme hecho la vida imposible y después de jurarme que me iba a complicar la vida para que no lo olvide.
Porque cuando lo vi, me temblaron partes del cuerpo que no me habían temblado nunca, porque escucho su voz y siento que algo malo va a pasar, y no lo podía mirar a los ojos porque todavía tiene ese poder devastador en mí... 
En definitiva, sabía que no iba a hacer nada él. Y él sabia el efecto que tenia en mi. Siempre lo supo.

Cada vez que pienso en él, me dan ganas de llorar y de desesperación. Pero no porque lo siga amando. Sino porque le sigo teniendo miedo.

21/11/13

Bipolaridad






Y después me pregunte si había posibilidades de que realmente pueda llegar a perdonarme, no es que me interese demasiado su opinión, sino por el hecho de que cada vez que vea su nombre me iba a acordar de lo sucedido y me iba a sentir devastada..
También pense demasiadas cosas, como por ejemplo cuantas veces habré pensado que estaba conociendo al amor de mi vida, y no era así, cuantas cosas me habrán dicho que fueron mentira y cada acto que no valoré, por simplemente ser como soy.
Pensé también cuantas veces a los mayores les habrán roto el corazón, cuantas cosas habrán tenido que aguantar las personas de más de 40 años que conozco y también cuanto tiempo seguiría sintiendo lo que siento en este momento.
Me pregunto si pensará en mi... pero no en lo sensual o erótico, si piensa en como estoy y a veces si se acuerda de mi cuando esta ebrio.
Tal vez hago demasiadas preguntas: Tal vez sé la mayoría de las respuestas y es por eso que las hago.
Si mi mamá hubiera sabido que su primer novio la iba a engañar con su mejor amiga... hubiera salido con él? Porque a pesar de todo el daño que el le hizo, ella dice que fueron los mejores momentos de romance que tuvo con ninguna pareja.
Todos necesitamos ese cable a tierra que siempre termina siendo una persona, el que nos hace vernos mejor con nosotros mismos y demuestra que todo no esta perdido. La persona simpática, que trae esperanza, y nos saca de nuestras mugrientas vidas.
Siempre pensé que extrañaba el sentimiento de sentirme querida. De verdad, siento que lo pienso desde hace dos años. Pero en realidad, extraño la persona a la que hacen sentir querida, o sea a mi misma, en ese estado de inmensa felicidad
Mi mama nunca cuido de mi. Mi mamá nunca se preguntó realmente si consumía algún tipo de sustancia, si tomaba o si ingería algún tóxico. Siempre aprendí a sobrellevar mi vida en base a mi independencia y eso hice, y sin que ninguna persona me quiera pasar por encima.
Vos que estas leyendo esto del otro lado de la pantalla, no sabes demasiado de mi. En realidad, nunca nadie sabrá de mi. Solo soy como un narrador omnisciente en mi propia historia de drama-comedia, una mezcla de Skins y Gossip girl. Sin contar la parte de que yo no tengo un Chuck Bass. Y no lo merezco.

Tal vez eso necesitaba, que me escuches. Se que no se mucho de vos, pero nos podemos llevar bien o tal vez hacer bien entre tanto mal. Como un vinculo interminable entre seres.
A veces deseo que ciertos momentos duren para siempre: como mis 5 minutos mas para dormir, como cuando camino y veo que de lejos esta la persona que me gusta, como estar tirada en el pasto sin pensar en ninguna de mis muchas preocupaciones en la vida.
Me dignaría a pensar que tengo miles de problemas en casa, de los que no voy a hablar porque no quiero que todo el mundo conozca la parte "frágil", pero bueno, somos todos humanos y es algo que Macarena nunca va a entender.
A veces la vida se reduce a momentos; a caricias, a besos. A veces se reduce a estar sola caminando fumando un cigarrillo o a estar rodeada de amigos.

Necesito encontrar el equilibro entre todos estos pensamientos.
Siento que no hay punto medio.
Y yo siempre odie los grises.
Y ahí es cuando digo: bienvenida, bipolaridad. Espero que nos empecemos a conocer bien

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails