Entonces llega la noche, no hay tiempo para reproches, yo no me pierdo esta noche, la vida se empieza a celebrar!

1/8/12



Tan pequeñas eran tus palabras, tus caricias, y tanto me desmoronaron. Tan pequeños eran tus pasos hacia la victoria y caiste de rebote. Tan finos eran tus cuchillos que me clavavas en la espalda. Tan poco era lo que me dabas y yo recibia tan poco.
Con la sumatoria de tantas pequeñas cosas, una explota.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails