Entonces llega la noche, no hay tiempo para reproches, yo no me pierdo esta noche, la vida se empieza a celebrar!

29/11/13

La reina del tablero

He tenido el cierto talento para que el karma se ponga de mi lado, para que cada pieza del juego se termine revelando y resulte de mi color. 
He podido hacer que los peones blancos se hagan negros, y hasta empiecen esta jugarreta.

Con el pasar del tiempo me di cuenta que tenia un poder: podía manipular. 
Podía hacer que cada persona que desee trastornar, llegue al punto de sentirse alterado por mi presencia, desafiado, intimidado, sobrellevado.
Es esa sensación de superioridad que me da el poder sobre los demás en todos los aspectos.

Conocer a la victima era lo mínimo necesario, solamente con tener su talón de Aquiles (y más si era yo) era lo que necesitaba para llevar la situación ¿Tener plan B? 
He convertido enemigos en grandes aliados, y como en una gran guerra fría, he disparado contra mis tropas si hacia falta, he llevado a gente que realmente me importaba al punto de la resignación máxima solo porque eso son para mi: peones. 
Y yo soy la única reina de todo el tablero.
Cuando cada persona que me quiere hacer mal piensa en su mente que me gana, saco el Jaque de la galera, sin antes claramente darle unos segundos de gloria momentánea.

Fue mi resiliencia, mi escape, mi barra espaciadora, calcular distancias ya no era problema porque el tiro no fallaba: lo tenía asegurado.
Mi vida ya no estaba en juego porque ya no creía en nadie, el mejor postor hubiera apostado por cualquiera de mis contrincantes menos por mi, porque si bien me tropecé, nunca me caí. 
Siempre tropecé para saltar mejor.
La ventaja de todo esto, es que mis adversarios nunca saben lo que pienso: Si tengo frio, amor, si estoy bien, mal, si necesito un abrazo. No les doy el lugar.
No les doy el lugar para sentirme debil. Puedo estar con mi peor racha pero siempre voy a demostrar una sonrisa, voy a ir con mi cara de peores enemigos y decir que "todo esta bien", aunque mi castillo se caiga a pedazos.

Las estrategias son muchas: planificar una estructura que no puedo brindar, intensificar esas sensaciones que la victima siente intuir sobre mi persona y que cada casualidad, sea una causalidad.

La ventaja, es que siempre gano. La desventaja es que no hay lugar para el error.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails