Entonces llega la noche, no hay tiempo para reproches, yo no me pierdo esta noche, la vida se empieza a celebrar!

30/10/12

Mechi se volvió una persona muy importante para mi vida. No creo en eso de que digan que tenes que para ser amigo de alguien tenes que conocerlo desde que tenes 10 años, haberlo visto mil veces por año y jugar todos los días a la play con él. Mechi fue una de las personas que estuvo para mi en un momento muy doloroso y difícil de mi vida y... porque no mencionarlo... no me dejo solo.
Ella sabe y yo le conté todo lo que yo pensé de ella antes de conocerla realmente. De tanto que le dije, nos peleamos, y casi nos odiamos. Pero preferí decirle todo antes que se entere por alguien más lo que yo pensaba.
Y así nuestra amistad se convirtió en transparente. Sin rencores, sin mentiras, sin nada. Contándonos las verdades y me sorprende que una piba de muchos años menos que yo me entienda a la perfección y con cada detalle lo que le estoy contando. Una piba sin precedentes, y que no se deja llenar la cabeza por nadie. Maquinea, pero no maquinea por mal, es perfecta en su imperfección. Y lo sabe, se lo vivo diciendo.
Mechi ahora forma parte de mi vida, porque es con la única persona que me gusta hablar por teléfono  a la única que le cantaría todos los días de mi vida, a la única que puedo contarle TODO sin que me mire con cara de asco o desagrado.
Y ahí esta... siempre para mí. No voy a decir que es la única porque tengo otras amigas, pero que ella confié en mi es algo sagrado porque después de todo lo que pasamos... estamos ahí, juntas.
Y si bien no empezamos con el pie preferido, supimos callar a los demás y ser felices, a nuestra manera, sin importar lo que el mundo diga.
Te amo. Y te voy a amar por siempre. Porque vos miras con los ojos del corazón.
Y voy a estar infinitamente agradecida.








LinkWithin

Related Posts with Thumbnails